#MadresConExperiencia – La llegada de un hermanito (II)

Aquí esta la entrevista que le hice a mi gran querida y adorada “Mara”, quien SIEMPRE me ha apoyado con las mejores recomendaciones sobre esta hermosa tarea de ser mamás!

¿Cuál consideras es la principal recomendación en el proceso de la llegada de un nuevo hermanito/a?


Creo que lo mas importante es tratar de prever como “se van a hacer” todas las tareas de las que tu te encargas. Tienes ayuda para algunas? Puedes adelantarlas? Donde se va a quedar la hermanita mayor? Quien la va a buscar? donde va a dormir esas dos noches que vas a pasar en la clínica?


Hacer con antelación las que puedas o, si no puedes hacerlo por adelantado, pedir la ayuda y saber quien se va a encargar cuando lo necesites, ayuda a evitar el caos.


Haber preparado comida con antelación para tener lista fue de mucha ayuda para mi, porque con el nuevo bebé no hay mucho tiempo para cocinar y atender a la otra chiquita y a ti misma (ni hablar del pobre esposo). Así que tener en el congelador, carnita mechada, molida y salsa para pasta, resolvió los almuerzos de las primeras semanas… Por otro lado, buscar quien me ayudara con la ropa y la limpieza.


Lo otro que hice fue enfocarme en Sofía: hablar con ella y explicarle que ya me iba al hospital porque su hermanita iba a nacer, decirle que iba a estar un par de días durmiendo fuera de la casa y explicarle con quien iba a estar ella mientras tanto… Por pequeños que sean explicarles lo que ocurre es fundamental para mi, y creo que les ayuda a adaptarse mejor a tantos cambios.



En tu experiencia, ¿qué cosas se deben hacer y que cosas NO se deben hacer?





En mi opinión, lo que se debe hacer es involucrar en todo lo que sea posible al hermanito o hermanita mayor para evitar que se sienta desplazado por esa cosa pequeñita que llegó a quitarle su reinado. Siempre que quiera ayudar, permitirle ayudar, pasando el pañal, la toallita húmeda, enjabonándole los piecitos al hermanito o hermanita… y si no está de ganas, respetarlo y dejarlo que no lo haga.


Qué no debes hacer? reiterar demasiado el tema de ser ahora “el hermano o hermana mayor” y pretender cambios importantes y de inmediato de parte de ellos. Muchas veces podemos estar exigiendo de mas y estresando sin querer al pequeñín mayor, que ya tiene que bastante con todos los ajustes por los que él también está pasando. Hay que involucrarlos y enseñarles cómo comportarse con el nuevo hermanito, pero también hay que recordar que son niños y están creciendo y aprendiendo.



¿Para lo días de la clínica, que dinámica les funcionó para que los hermanitos
se conocieran?


En mi caso, mi prima fue a buscar a Sofi y ella estuvo todo el día en su casa donde era la consentida de sus dos hijos menores (7 y 8 años). Cuando le dijeron que la llevarían a conocer a su hermanita estaba súper emocionada y se portó muy bien en la clínica, incluso cuando tuvo que irse, se despidió y se fue con su tía sin mayor problema.


Ese día apliqué algo que leí en un libro, y fue dedicarme en ese momento completamente a Sofía en lugar de a la bebé. Me aseguré de darle a mi mamá a Julia y recibir con un gran abrazo a Sofía, cargarla en la cama, decirle cuanto la había extrañado… y luego, traer a la bebé y “presentársela”


Cuando llegaste a la casa, con tu nuevo bebé e hijos,  ¿qué fue lo primero que hiciste?


Dios… La verdad no lo recuerdo… No recuerdo haber hecho nada en particular,  recuerdo que tardamos bastante en la clínica esperando por el alta, pero no logro visualizar la entrada triunfal a la casa con la nueva integrante de la familia jajaja. Se que mi mamá y Sofía nos estaban esperando en la casa y recuerdo llegar y sentarme en el sofá de la sala mientras mi mamá sacaba a Julia del porta-bebé para cargarla…


¿Cuáles son los momentos más críticos?


A partir del cuarto o quinto día y hasta que logras establecer una nueva rutina para todos, las cosas se complican por el cansancio que sientes. Es difícil querer dedicar mas tiempo a tu pequeñita que venía acostumbrada a una rutina contigo y que ya se dio cuenta que todo está cambiando y ahora tiene que “prestar” constantemente a su mama, aunque tratas, sientes que no puedes porque estás atendiendo a la bebé o simplemente porque estás literalmente agotada. Creo que allí es cuando hay que recordar nuevamente que sí, somos súper-mamás, pero seguimos siendo humanas =)


¿Alguna anécdota chistosa durante esos meses de ajuste?


Con la hermanita durmiendo en nuestro cuarto, Sofia, como era de esperarse, quería dormir con nosotros también… Al principio cuando se pasaba a nuestro cuarto en la noche la dejaba (solucionado el problema, no?), hasta que me di cuenta que no estaba descansando nada y solo estaba empeorando la situación. Decidí que era hora de arreglar el “error” y no permitir ni una noche mas, así que noche que se pasaba, noche que la llevaba de regreso a su cuarto, claramente hecha un mar de lágrimas.. Un día, como a la cuarta o quinta noche, me paré en la mañanita y al abrir la puerta del cuarto, me tropecé con ella (es decir, la pateé… sin culpa, claro), estaba acurrucada durmiendo con su cobijita al pié de la puerta del cuarto… Se me partió el alma y la llevé a su cama… A la siguiente noche no llegó al cuarto, cuando me levanté abrí con mucho cuidado la puerta y allí estaba, ahora con almohada, cobija y su cobijita!!!  Acampó al pié de la puerta varios días, hasta que solita dejó de hacerlo y volvió a dormir toda la noche en su cama.

Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.